¿Quién es un Catalizador?


Por: Marcos Witt

Los catalizadores son aquellas personas que, muchas veces sin darse cuenta, siendo fieles a su llamado, llevando adelante el propósito de Dios en sus vidas con constancia, disciplina y entusiasmo son protagonistas de un impacto significativo a su alrededor. Mi oración para los que somos parte del Instituto CanZion es que seamos auténticos agentes de cambio. 


No puedo evitar ver como una película todo lo que el Señor ha hecho con mi vida. Desde niño supe que quería servir al Señor, desde joven le consagré los dones para la música que Él me regaló. Tenía 16 años cuando desde el cerro de los remedios mientras observaba mi hermosa ciudad de Durango, en México, le dije al Señor que mis dedos, mis cuerdas vocales, mis libros de música, mis canciones eran para Él. Jamás me imaginé que Dios me usaría para ser parte de una revolución en la adoración que Él haría en América Latina y llegaría a los demás continentes. Yo sólo quería animar al grupo de jóvenes de mi iglesia a alabar a Dios. Comencé a componer canciones con un ritmo un poco diferente, incorporé la batería y la guitarra en la alabanza de mi iglesia, el pastor no estaba feliz con eso, el pastor era mi papá, y me tocaron algunas conversaciones incómodas con él pero yo sólo tenía un deseo, y era que los jóvenes de mi congregación se acercaran más a Dios y por eso estaba haciendo lo que tenía al alcance de mi mano, en el lugar donde Dios me había plantado, eso es algo muy característico de los catalizadores, queremos ver que las cosas mejoren, anhelamos producir cambios que traigan excelencia y conexión en nuestra generación. 

Nunca sabemos cuáles son todos los planes de Dios. Cuando leemos la Biblia nos damos cuenta que una cantidad de personas que eran normales, que mientras realizaban sus tareas cotidianas, Dios los llamaba para ser grandes catalizadores en su tiempo.  

Recuerda a Gedeón, que mientras estaba escondido por los peligros que existían en su nación, Dios lo llamaría para ser valiente y esforzado. Recuerda a Ester, que convocada para un simple certamen de belleza, termina luego siendo nada más y nada menos que Reina de un imperio. Recuerda a Sansón, que aún cometiendo tantos errores, Dios lo usaría para traer un tremendo cambio en medio de su pueblo. Recuerda a Moisés, que de estar apacentando ovejas en el desierto, es llamado por Dios para ser libertador de Israel y provocar una revolución en Egipto. 

¿Quién es un catalizador?

 1. Alguien con convicciones firmes. 

Una persona que se pone de pie y dice: -¡No más!, y cuando se hace en el nombre de Jesús el reino de las tinieblas tiembla. Un catalizador tiene seguridad en la verdad, y cuando está convencido de algo y actúa en consecuencia. 

¿De qué estás convencido? ¿Tus decisiones te llevarán a tomar las decisiones correctas?

“... Firme está mi corazón, oh Dios, mi corazón está firme; ¡Cantaré y entonaré salmos! …“

(Salmos 57:7 NBLA)

 2. Vive con una determinación incansable. 

Alguien que no deja que los obstáculos lo limiten, que no permite que el desánimo lo frene, que tampoco renuncia cuando los recursos son escasos o le falta apoyo. Un catalizador tiene una dirección marcada y avanza incansablemente hasta llegar allí. 

¿Cómo respondes frente a los desafíos? 

“... No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos ...”

(Gálatas 6:9 NVI)

 3. Tiene piel de cocodrilo.

Un catalizador recibe críticas, oposición y hasta calumnias. Debes tener mucho cuidado entre oír críticas e intoxicarte con las raíces de amargura y envidia de los demás. Una persona visionaria e innovadora necesita desarrollar un escudo protector contra los dardos que intentan detenerlo. 

¿Qué permites que te lastime? ¿Qué te distrae?

“... Además de todo eso, levanten el escudo de la fe para detener las flechas encendidas del diablo …”

(Efesios 6:16 NTV)

 

Esta es una declaración profética para el Instituto CanZion: nuestras acciones y nuestro liderazgo, con la gracia y el favor de Dios, provocarán cambios eternos.