Bienvenida al cambio


Por: Gerardo Meza


"Mira lo que tienes delante; pon tus ojos en lo que tienes frente a ti. Establece bien la conducta de tu vida, mantenla siempre, y estarás seguro.” (Proverbios 4:24-25 NBV) 

Nuestra tendencia natural como seres humanos es resistirnos a los cambios. Nos gusta lo predecible, nos tranquilizan las rutinas, esperamos seguridad y que alguien nos garantice lo que sucederá. Por eso miramos el pronóstico del clima, planificamos nuestras actividades, estamos atentos a las noticias sobre economía y política en nuestros países.

Algunas cosas nos cuesta tener presentes. En primer lugar, que somos ciudadanos del Reino de los Cielos, por lo que deberíamos tener una comunicación diaria y cercana con nuestro Padre, Señor y Rey celestial, y hacer esto sin dejar desconectarnos de la realidad que nos toca vivir en el mundo. Un amigo compuso una frase que me encanta: “Con pies sobre la tierra, pero ojos en el cielo”

En segundo lugar, debemos hacer las paces con que el cambio no es algo que deberíamos esperar, sino que es algo que ya está sucediendo. No tenemos otra opción más que darle bienvenida al cambio, luchar contra él sólo nos quitará energías y no podremos ver lo que está por delante.

Pablo en una ocasión fue aprisionado y torturado injustamente por las autoridades del imperio. Frente a esa dura prueba Pablo les informó que era ciudadano romano. Los soldados y oficiales tuvieron miedo, rápidamente dejaron de golpearlo y se movilizaron para que sea juzgado en un tribunal como decía la ley. Del mismo modo, ¿cómo no retrocederán las tinieblas cuando vean que sabemos y que declaramos nuestra ciudadanía celestial? 

Aunque en esta tierra todo esté revolucionado y los cambios nos hagan sentirnos amenazados, recordemos que estamos sentados con Cristo en lugares celestiales.

A eso se refería el apóstol cuando decía “…que si amamos a Dios, él hace que todo lo que nos suceda sea para nuestro bien…” Porque siempre estaremos inmersos en diversos cambios, también pasaremos por dificultades y conflictos. El amor a Dios y nuestra confianza en Él nos sostendrá mientras los atravesamos, porque si hay algo que no cambia es su voluntad y sus planes para con sus hijos. 


En medio de angustia y pasando situaciones injustas el poeta escribe: “Pero tú estás cerca, Señor, todos tus mandamientos son verdad. Desde mis primeros días he sabido que tu voluntad no cambia nunca.”  

Yo no sé que proceso estás atravesando, sólo sé que han sido tiempos muy complicados para todos, y los expertos dicen que no tiene pinta de mejorar mucho. También sé que no es nada fácil superar crisis o problemas, créeme que lo sé bien. 

Pero también estoy convencido de que ninguna circunstancia pasajera puede movernos de la realidad última y eterna de sabernos hijos de Dios. ¡Ánimo! ¡Dale bienvenida al cambio! ¡Pon tus ojos en Cristo y confía en Él!

open.spotify.com

2 Hechos 22:22-29

3 Efesios 2:6

4 Romanos 8:28 (NBV)

5 Salmos 119: 151-152 (NBV)


Para compartir en tus redes:

“Con pies sobre la tierra, pero ojos en el cielo”

“Ninguna circunstancia pasajera puede movernos de la realidad última y eterna de sabernos hijos de Dios.”

“Aunque en esta tierra todo esté revolucionado y los cambios nos hagan sentirnos amenazados, recordemos que estamos sentados con Cristo en lugares celestiales”

Instagram: @gerardomeza10 @institutocanzion #ExperienciaICZ #Transformados2021 Twitter: @gerardomeza10 @iczglobal #ExperienciaICZ #Transformados2021