Quienes somos y nuestros objetivos

El comienzo del Instituto CanZion ocurre en el año 1994 cuando un grupo de 17 jóvenes de diferentes ciudades comenzó una jornada que jamás imaginaron tendría un impacto tan trascendental en sus vidas y en la historia de las iglesias del pueblo latino alrededor del mundo. La historia comienza con una inquietud compartida por su fundador, reconocido cantante y pastor Marcos Witt (también fundador del Grupo CanZion), y su hermana Lorena sobre la necesidad de músicos preparados para ejercer adecuadamente su servicio en las iglesias de Latinoamérica. Con la convicción de que esa realidad podría ser cambiada, un equipo de personas se dan a la tarea de comenzar con este proyecto educativo bajo el nombre de Centro de Capacitación y Dinámicas Musical AC (CCDMAC) en la ciudad de Durango, México. En pocos años esa escuela de 17 estudiantes se convirtió en un campus que atendía a más de 300 estudiantes de diferentes partes del mundo.

Luego de casi una década de existencia, inquietos por la necesidad de poder servir a más estudiantes e iglesias, nace la visión de expandir el proyecto a otras ciudades del mundo y así poder ampliar la accesibilidad a personas que no pudieran llegar hasta Durango. Es así como en el año 2001, en la ciudad de Buenos Aires, Argentina nace la segunda sede del ahora llamado Instituto CanZion, marcando el comienzo de un gran tiempo de expansión, en un esfuerzo conjunto de ex-alumnos en conjunto con iglesias y líderes de las distintas ciudades. Después de 20 años de trayectoria actualmente servimos a más de 5,000 estudiantes en más de 80 sedes en 21 países del mundo, con programas para niños, adolescentes y adultos con una educación especializada que fusiona la música y el ministerio.

La experiencia en el Instituto CanZion es narrada a través de las muchas las historias que han emergido a raíz de tantos años y países. Cada sede tiene sus propias historia que contar. Iglesias y comunidades impactadas por la historia de estudiantes que han abrazado su potencial al servir otros. Esto no solo lo profesan los mismos estudiantes, si no que pastores, líderes de iglesias, padres y compañeros dan fe del impacto que estos han tenido en sus comunidades en el despertar de un actitud de servicio juntamente con expresión de adoración auténtica y relevante. Muchos se han destacado como músicos y cantantes en diversos ministerios musicales, mientras otros han tomado lo aprendido para desempeñarse como pastores y líderes en iglesias, maestros de música, maestros de Biblia y líderes de impacto en diversas organizaciones. Nuestros estudiantes aluden que parte fundamental de su crecimiento viene de haber sido parte una travesía de formación y discipulado junto a maestros y compañeros de clases que sirvió de catalizador e inspiración para su ministerio y vida en general.

Mirando al futuro, el Instituto CanZion sigue comprometido con seguir formando y capacitando líderes relevantes al servicio de la Iglesia y su comunidad caracterizados por un pensamiento audaz, creativo, autónomo y cooperativo, fundamentados en una relación personal integral, genuina y completa con Jesús. Es por ello que se continua innovando al desarrollar propuestas y convenios que aporten a las sedes musical y espiritualmente, acordes con las necesidades del mundo de hoy.